10 de noviembre de 2019

El COLLAGE Y LA OBRA DE JULIANA ARANGO A.


"Si eres una persona con talento no significa que hayas recibido algo, quiere decir que puedes dar algo".
C.G.Jung

Cortar, pegar, diferenciar, integrar; hacer de muchas piezas una nueva con sentido y estructura, eso veo en el arte del collage. Una imagen sumada de partes que emerge como figura de un fondo semejante al fondo del inconsciente.  El collage como técnica y medio expresivo supone una riqueza enorme en la exploración y expresión del inconsciente, mucho más cuando las acciones ligadas a tal práctica artística (juntar, cortar, pegar, categorizar, romper, integrar, diferenciar) se corresponden a acciones y funciones psicológicas que hacen parte del universo creativo humano y del interés personal del artista en el desarrollo de su obra.



En el mundo inconsciente el flujo continuo de imágenes superpuestas y desasociadas da a veces paso a una que las abarca y les da significado.  En el collage la deconstrucción de imágenes es seguida de una construcción casi alquímica que puede dar cuenta, en el proceso y fin de la obra, de la dinámica o diálogo entre el yo consciente y el yo inconsciente, semejante a cualquier método de imaginación activa.

En la obra Mestizaje de la artista Juliana Arango la función de la intuición cobra también un papel importante y la mirada reflexiva sobre sí misma y el mundo le imprimen a sus collages un carácter transformador.

Acá una muestra de su obra y de lo que significa para ella:

MESTIZAJE

“En una imagen poética el alma dice su presencia”
Gastón Bachelard

Espacio Infinito


"La posibilidad de jugar y hacer de ello una manera de expresión es, casi, un privilegio.
En esta serie de collages se configura el encuentro de distintas cosmogonías que dan cuenta de la rapidez con la que los seres humanos olvidamos nuestras raíces ancestrales, sabidurías que alguna vez fueron otorgadas a aquellos dispuestos a escuchar a los pájaros, a sentir el sabor de la lluvia, a ver las formas de las nubes. Figuras mandálicas que le regalan al observador, desde una mirada simple, una manera de ver el mundo desde los sentidos, desde el ensueño de lo inconsciente, para intentar acceder a eso que hace parte de algo más grande que nosotros mismos.

Lenguaje Oculto

Aquí se conjugan imágenes que he coleccionado durante muchos años sin saber por qué, pero que han encontrado su tiempo y su espacio en el mundo de lo tangible. Imágenes de culturas precolombinas que siempre me han llamado la atención de manera especial. Y que ahora mezcladas con otras, componen un nuevo conjunto de imaginarios creados para indagar en lo más profundo del inconsciente, que es el lenguaje del alma.

El Alma de las Flores

Me gusta pensar que cuando hago collage, normalmente, no tengo nada planeado, simplemente me dejo llevar por la atracción que las imágenes van teniendo entre sí cuando se encuentran: serendipia. Me interesa el hecho de “El collage como una combinación de intuición y reflexión visual que apunta a superar la representación.” Un mestizaje visual poético del azar; una suerte de conexiones que van ordenando pedazos de una realidad ya fragmentada, para llenar de nuevos sentidos pequeños mundos imaginarios. Donde la extrañeza adquiere múltiples configuraciones.

Melancolía Esencial

El encanto del collage “hecho a mano”, imprime en cada pieza, en cada recorte, un carácter transformador que conecta el mundo de lo onírico con lo tangible, aunque la mayoría de las veces el resultado sea algo incoherente. Permitiéndonos atravesar un puente en donde la intuición es la guía que va iluminando el camino".
Juliana Arango A.
julianarangoa@gmail.com
Instagram @julianarangoa
Juliana es una mujer en contacto creativo y sobre todo, muy en contacto con su mundo interior el que sabe comprometido con su proceso artístico.


Como siempre he dicho, saber de sí, es fundamental en la generación de cualquier obra y la imaginación no sólo crea, también recrea conexiones en nuestra realidad psíquica.
Ángela Ramírez 2019







3 de octubre de 2019

HISTORIAS DEL ALMA, EL CUERPO Y EL MOVIMIENTO EN PSICOTERAPIA: ALICIA


Muchas veces los muros de contención psíquicos para defenderse de un dolor emocional se convierten en claustros para lo femenino creativo y la propia piel se vivencia entonces como barrotes.

A. Modigliani


ALICIA 
Volver al cuerpo en defensa propia.

Casi siempre cuando una persona llega al consultorio estoy atenta y receptiva no sólo a sus discursos mentales y físicos, sino también procuro contactar las imágenes que en mi interior emergen y que quizá más adelante, pasaran a ser algún material útil en la terapia.  Esto lo hago con desprendimiento, no me hace seguir ninguna ruta, sino que desde la función de mi intuición, recibo un dato en el fondo, que puede emerger como figura, o no. Con Alicia, llegaba la imagen de una cárcel.

-"Tengo mucho miedo, me siento muy cansada porque no soy capaz de parar de trabajar"-, decía mientras se frotaba las manos como si tuviera mucho frío, cuando la temperatura ese día estaba particularmente alta.

Al invitarla a amplificar e intensificar el movimiento de sus manos, Alicia me miró como cuando a alguien se le pide una misión imposible e inmediatamente cesó el movimiento.  ¿Qué le producía tanto frío? ¿qué movimiento frenético necesitaba su alma para sentir calidez? ¿De qué realmente tenía miedo?

A sus 35 años empezaba a experimentar cansancio extremo, según ella asociado a las extensas jornadas laborales desempeñándose como abogada en una firma.

"Me he casado con el trabajo, no tengo pareja, tengo pocos amigos y estoy aterrada de sentir que no puedo parar, no sé cómo hacerlo y este trabajo se me está convirtiendo en un verdugo".

"No poder parar" y "estar aterrada", empezaron a ser pautas para poco a poco ir descubriendo sus tendencias adictivas.

"El verdugo" estaba por descubrirse, muy seguramente no era su trabajo.

Son muchos los personajes psíquicos inconscientes involucrados en las vivencias humanas y que suelen ser  proyectados en personas o situaciones externas.  Identificar estas proyecciones y nombrar estos personajes es un camino necesario para acercarse de nuevo a lo que llamo el "yo más íntimo", y habitarlo en el cuerpo.

En Alicia se estaba haciendo muy necesario identificar ese verdugo que la estaba dejando sin aliento.

Ella no duerme bien, trabaja de más, hace mucho, pero se mueve poco, es decir, a pesar de sus constantes actividades, su cuerpo no posee la vitalidad que proveen los movimientos naturales de la vida: comer, dormir, caminar, hablar, ¿amar?  El placer es un asunto absolutamente esquivo y padece de fuertes dolores de cabeza.  Ante tal desconexión mi propuesta inicial fue ir poco a poco hacia niveles de profundización a través del movimiento; moverse para verse, para volver a sentirse y tratar de conectar con otros personajes psíquicos que pudiesen ser "guías interiores" en el propósito de cambiar el ritmo frenético de las demandas externas y de los valores de hiperproductividad muy reforzados en nuestra cultura.

Por supuesto, su reacción fue de nuevo el terror y mucha ansiedad frente a una propuesta que toca territorios de dolor, de sombra y desconocimiento, pero acompañada también de esa curiosidad de mujer que "quiere saber", que siente que sí hay algo esperando por ella, que es posible intentarlo, y sobre todo, la urgencia de un espacio a salvo para descansar.

A. Modigliani


En mi experiencia en el trabajo con mujeres he observado cómo los ciclos del cuerpo femenino, (ovulación, menstruación, embarazo, parto, menopausia) constituyen momentos del desarrollo muchas veces vividos como traumas, dejando huellas físicas y anímicas muy hondas; sin embargo, también he podido constatar cómo una nueva conexión más consciente con estos ciclos, asumidos como ritmos  presentes y aliados, posibilita el despertar de la verdadera naturaleza femenina.  Alicia lo nombraba así:

"cumplir 35 años me ha hecho volver a sentirme como de 28, pero con el cansancio de un cuerpo de 70"; por ello esta labor con el cuerpo psíquico y sus movimientos cíclicos, requiere mucha paciencia, atención y cuidado del alma femenina, teniendo en cuenta un espectro mucho más amplio que el cronológico.

Así que una posible ruta a seguir sería:

Revisión de la historia personal.  Los complejos.

Identificación de los ciclos viciosos. Obsesión  y adicción. Lo arquetípico.

Aceptar al cuerpo como suelo seguro para la expresión de sus emociones. Lo simbólico.

Identificar y expresar emociones anquilosadas, volver a habitar el cuerpo.  Lo expresivo.

Moverse física y psíquicamente. La posibilidad de transformación y cambio. 

Pocos meses después de iniciar el proceso de movimiento corporal, Alicia llega con fuertes síntomas de alergia, y a la vez nombrando la disminución de los dolores de cabeza. Su energía psíquica atrapada en los ritmos obsesivos empezaba a moverse, revelarse y quizá también a rebelarse de su "verdugo".

En sus movimientos primaban formas de defensa personal, muchos movimientos asociados a las artes marciales se dejaban ver a la invitación de conectar la imagen, la emoción y el movimiento físico. 

¿De qué se defiende Alicia?.

Esta pregunta fue brújula durante varias sesiones, el proceso alérgico se exacerbó al punto de tener que incapacitarse de su trabajo y "bajar el ritmo".

Este límite "impuesto" por la enfermedad nos condujo a reflexionar sobre el tema de los límites:

"Siento que no sé poner límites externos, y eso me hace sentir muy frágil y por eso busco defenderme".

Sus movimientos pasaron de ser automáticos y  repetitivos a ser más refinados y con mayores pausas. La alergia fue dando paso a una mayor sensibilización, y durante el período que estuvo incapacitada logró darse cuenta que no se trataba sólo de las responsabilidades laborales, sino que algo en ella hacía el papel de verdugo implacable, limitando su expresión natural y la satisfacción de sus reales necesidades.  Así, Alicia se fue dando cuenta de la dificultad que tenía para poner límites externos y cómo sí había desarrollado unos fuertes límites consigo misma que se le convirtieron en una prisión.

Este dolor emocional se hizo por fin evidente trayendo recuerdos de experiencias en su desarrollo relacionadas con las formas de interiorizar las expectativas puestas en ella de sus padres y especialmente una relación muy compleja con su madre de 70 años.

En este momento su energía psíquica se movía en defensa propia, en defensa de su yo más íntimo y genuino, más adelante en las sesiones de movimiento consciente aparecería  un gesto simbólico que revelara este aspecto y que le sirviera a su vez, como pauta creativa para encarar y ponerle límites a su tendencia adictiva, pero para ello tendríamos primero que escuchar y recibir sus dolores de niña, su rebeldía adolescente no expresada y ahora, los ritmos más sinuosos y lentos de su mujer adulta.  Por fortuna, su "guía interior" ya estaba apareciendo.



ÁNGELA RAMÍREZ C.



26 de febrero de 2019

MEMORIAS DE ADRIANO. EL ARCANO EMPERADOR.



He terminado de releer "Memorias de Adriano" de la escritora Belga Marguerite Yourcenar.  Cierro el libro y también los ojos, luego aparece el recuerdo de la última vez que leí su final hace 6 años a partir de una reflexión en terapia a propósito de la vida y la muerte.  Hoy mi reflexión continúa sobre esos asuntos y el destino que los cruza.

Siempre me han fascinado las biografías y las novelas históricas, pero pienso que la Margarita va más allá, mucho más allá hacia lo más subjetivo pensado y escrito en estas memorias sobre una inmensa personalidad como la del emperador; un pensamiento casi poético y escudriñador del corazón, mente y visión de Adriano.

El poder y la conciencia del uso de ese poder como arquetipo encarnado en la vida de un hombre quien realizo su destino y fue digno del acontecimiento de su propia existencia, bebiéndose toda la copa sin ambages, pero tampoco con premuras innecesarias; degustando cada sorbo de la experiencia ligada a la arrogancia de un dios con excesos y libertad.

Un hombre de nuestra historia, quien plasmó en la historia de occidente un nuevo camino de "conquista" cambiando muchos de los tradicionales formatos de ese movimiento imperial romano. Construir, deconstruir, expandir un imperio, preservarlo, mantenerlo, prolongarse en obras visibles y arquitectura prodigiosa; al tiempo y con tiempo de, según esta lectura, pensar y pensarse sobre ello, eh ahí, su magna obra.

Como bien dice la autora: "con un pie en la erudición y otro en la magia", este texto  se mueve entre lo posible estudiado y rastreado sobre un personaje y el atisbo de lo insondable y desconocido puesto magistralmente en las letras de la Yourcenar.

Un emperador que vive y sabe que va hacia su muerte, el hombre sin límites confrontado con las limitaciones del cuerpo y la enfermedad.  A través de la escritura de Marguerite vemos a Adriano y a través de éste, su época: las prácticas de la vida cotidiana, el ejercicio del poder, la búsqueda de la paz y las concesiones que trae la guerra; ambiciones humanas individuales y colectivas; Grecia y Roma fundacionales para occidente. 

Un viaje entonces psíquico, mítico, geográfico e histórico. Las memorias y reflexiones de la travesía por el mundo propio del emperador me deja con dos grandes preguntas:

¿Cuánto logra un hombre saber sobre sí mismo mientras vive? Y ¿Cómo entrar a la muerte con los ojos abiertos?.

ÁNGELA RAMÍREZ C.

18 de febrero de 2019

EL ABANICO DE SEDA

Flor de Nieve y el abanico Secreto

“la audacia de mi Laotong me hizo comprender la verdadera función de nuestra escritura secreta: no había sido concebida para que nos escribiéramos cartas ingenuas ni para que nos presentáramos a las mujeres de la familia de nuestro esposo, sino para darnos voz. El Nu Shu era un medio por el que nuestros pies vendados podían acercarnos unas a otras, por el que nuestros pensamientos podrían sobrevolar los campos.”
Lirio blanco



Esta novela de la escritora Lisa See (2005), me caló en la piel, en el alma, en los pies. Durante el recorrido por sus páginas sentí escalofríos de dolor y también reconocí la belleza.
Un camino sin pies suficientemente grandes para atravesar tristeza tras tristeza, calamidad tras calamidad, caracter tras caracter, bordado tras bordado...voluntad y fuerza en el vasto territorio del mundo interior de las mujeres.



¡Qué tanto miedo ha tenido la humanidad hacia lo femenino! y qué tan poderosa ha sido esa fuerza que ni el sometimiento, el silenciamiento, la humillación y la mordaza, han podido acallar sus misterios. Sí, hubo una época en que para bloquear su transitar en el mundo por sí mismas, para limitar su alma (cuyo símbolo, en algunas tradiciones está en los pies), las mujeres fueron vendadas; así como para limitar el placer se recurrió a la ablación; así como para limitar su belleza fue quemado su rostro, así como.....lamentablemente aún no acaba, pues todavía continuamos las propias mujeres torturando, mutilando, y lacerando el cuerpo para que el femenino, no hable, no se exprese, no nos ponga al alcance del “tirano”. Y, al hacerlo, generación tras generación, no sólo nos ponemos a su alcance, sino que además lo encarnamos, lo resaltamos y devastamos la vida. Pero lo femenino persiste, hostiga, insiste; ya a través del síntoma, ya a través de los sueños, ya como pregunta en los ojos de las niñas que entre el dolor y la belleza confunden su Ser.

Lenguaje secreto y artes sacras:

El decir del alma femenina se ha constituido la mayoría de las veces como un lenguaje secreto y cifrado como los sueños. Un lenguaje que ha tenido que recurrir a lo oculto y simbólico para comunicar su saber, dado que la “tradición” en muchísimas culturas a través de la historia, ha prohibido su transmisión por vías directas y convencionales. Pero la mujer entonces siempre ha hablado a través del grito, el canto, la danza, la poesía, el lamento, el símbolo, la imagenEn el lenguaje femenino el cuerpo también y sobre todo, es palabra, es territorio hablado en donde confluyen sus miedos, sus deseos, sus saberes.

El Nu Shu, la escritura secreta de las mujeres en china, es una de estas viejas artes dolorosamente necesarias para la supervivencia de las mujeres creada hace más de mil años; y digo dolorosamente necesarias porque sólo a través de estos códigos, caracteres y bordados utilizados para la decoración, podían compartirse los secretos más hondos del alma y su vida emocional, al tiempo que lograban vincularse con otras mujeres. Es decir, esta forma de lenguaje, no tenía como objetivo establecer lazos con los hombres ni con el mundo exterior, todo lo contrario, era un lenguaje exclusivamente femenino, íntimo y preservador del discurso interior.

A través de estos códigos las mujeres podían transmitir sus enseñanzas de vida, de mujer a mujer, creándose lazos afectivos muy profundos. Cuidaban así entonces sus vidas emocionales bajo los parámetros de la época en donde el lenguaje de la piel, la caricia, el tacto, el juego, la voluptuosidad, la seducción y la risa, quizá escaseaban. Este arte secreto, de la imagen que habla y la sutileza en su comunicación, es esencial en el transcurrir de la vida de las mujeres, por eso siempre nos veremos cada vez más convocadas a encontrar formas creativas de comunicación con el mundo y con nosotras mismas. Además del derecho ganado a pulso de nombrar y ser nombradas, también necesitamos comunicar el misterio, es decir, la mujer requiere decir lo que no se dice.

Los pies. Los lotos dorados:

La vida doméstica, la virtud, la obediencia, la habilidad manual y la maternidad solían ser los únicos valores o cualidades femeninas por excelencia y para esto quizá el vendaje de los pies, ¿para evitar que las mujeres pudieran salir corriendo de este destino impuesto y no elegido?, o tal vez los ideales de belleza y erotismo puestos en los pies en la china de ese tiempo, eran suficientes para compensar el daño, la laceración del cuerpo y la imposibilidad del movimiento.  Esto es aún una pregunta.

Vendar los pies de las mujeres para convertirlos en lotos dorados (objeto de deseo y admiración) es una costumbre que a mi modo de ver, y en un sentido profundo, da cuenta de la gran dificultad de validar el deseo propio y la libertad de transitarlo. Y esa dificultad ha sido experimentada por las mujeres época tras época, y en la mayoría de las culturas. Así que se me antoja más que reflexionar sobre las costumbres y las épocas, preguntarme por cómo camina una mujer en el mundo, ¿qué nombran unos pies en zapatos diminutos o en un tacón de plataforma? ¿Qué quiere la bailarina al pararse en puntas con otra forma de pies vendados? ¿Qué dicen los pies en la noche tras una jornada de trabajo y cuidado de los seres queridos?
¿Qué tan cercanos están los pies del alma de una mujer?.

Irónicamente las mismas tradiciones orientales de medicina china afirman que en los pies además de los famosos meridianos se encuentra el mapa de todo nuestro cuerpo. ¿Qué se ha limitado entonces al vendarlos?

Laotong, mi otro yo. Hermandad de alma:

Hay una gran complejidad en la dupla femenina de las laotong o hermanas gemelas que plantea la historia del libro. Pienso que el "otro yo" como la sombra, siempre está para recordarnos la posibilidad de conocernos y elegir, asimilando el destino y la dualidad que todavía en esta dimensión nos atraviesa. Reconociendo las similitudes en las diferencias y aprendiendo de las proyecciones, las mujeres nos hermanamos, nos apoyamos o nos hacemos una gran sombra.

En los Celtas la hermandad de alma era llamada Anam cará, pero esta hermandad celta estaba muy ligada a la magia y al apoyo incondicional del amor, y no sólo se daba entre mujeres. En las Laotong encuentro una hermandad inocente, ingenua y un pacto para poder asumir la fatalidad del destino, reconocido por tradición como doloroso, así que es un pacto amoroso-doloroso. En un principio un pacto propiciado por otros, la familia, pero luego internalizado en el mundo psíquico de las niñas Laotong. No niego su profundidad y belleza, es una hermandad que me parece tenía en un sentido profundo, una función importante: proteger a las mujeres de la muerte. De la muerte en vida por un destino fatal heredado, y de la muerte buscada desde la desesperación y el cansancio, pues muchas se suicidaban o se dejaban morir.

"El otro yo" que nos habita y que proyectamos en "la otra", nos facilita el caminar en la tierra de hombres, sobre todo cuando aún no nos damos cuenta que además de pies tenemos alas. Esta historia siempre la he visto presente en la vida de las mujeres, desde la amiguita de la infancia pasando por las actrices idealizadas, las mujeres sabias, maestras admiradas, compañeras de labor, etc,. Mujeres que en determinado momento de la vida son apoyo en el andar y en el caminar a veces lento y corto de nuestro femenino. Pero con quienes la comunicación no siempre es fácil, ni fluida, pues el lenguaje es creado por lo masculino y entre mujeres nos es extraño; entonces si tenemos suerte, además de creatividad y fluidez, podremos seguir conectando con códigos cada vez más femeninos, y así el encuentro puede ser una fiesta, una celebración, una compañía real superando todos los espejismos.

Este libro se me presenta como un abanico que se pliega sobre una-dos mujeres, unificando la vida y la muerte, los inicios y los finales, pues parteras y Carontes somos. Y en cada pliegue, un misterio develado, un milagro, un silencio, una vida de mujer.

ÁNGELA RAMÍREZ



14 de noviembre de 2018

PELÍCULA: FIRST REFORMED (EL REVERENDO)




First Reformed (El Reverendo)
2017
Dirección y Guión:
Paul Schrader.
Fotografía: Alexander Dynan
Drama-Religión.

Ethan Hawke interpreta impecablemente la vivencia de un pastor atormentado por un hondo duelo debido a la pérdida de su hijo y quien dirige a su vez, una antigua iglesia calvinista.  A su dolorosa crisis y sin sentido, se le suma el encuentro con una pareja con serias y grandes preocupaciones ambientalistas.  Ella, a favor de la continuidad de la vida y búsqueda de fe y él sumido en una profunda desesperanza.  La tortura del pastor se exacerba llevándonos a una serie de interrogantes sobre asuntos tan delicados e incómodos como el sentido de la fe, el rol de guía o consejero espiritual, la corrupción en los sistemas religiosos y el desequilibrio en los órdenes natural y espiritual.  

¿Dios podrá perdonarnos?.

La tierra y el cielo,  los humanos y la consecuencia de sus actos, son asuntos expuestos dramáticamente con una atmósfera de dolor y gran intensidad emocional en las palabras consignadas por el reverendo en el diario escrito que lleva.  Allí, en el acto de escribir pone a prueba su fe, su cordura y su humanidad. 


De psicología y religión.

La pasión de este reverendo podría aludir a fanatismos sobrecompensados para menguar el dolor y la incertidumbre, o a la contaminación que pesa sobre quien "recibe un cadáver", psicológica y literalmente hablando; pero a mí me evoca además, la pasión de ciertos mártires de la iglesia y una postura éticamente desesperada al abordar en vida el eterno abrazo de la muerte.

La responsabilidad de estar "a cargo" del cuidado de una antigua iglesia, un lugar externo para "mostrar" a un público desinteresado y el cuestionamiento por el verdadero sentido de la reconciliación espiritual entre la fe y la duda existencial.

La película es a mi modo de ver, una pregunta abierta y una necesidad de diálogo entre la psique y el espíritu en este cuerpo y en esta tierra material y finita.

Se las recomiendo.

Ángela Ramírez 2018

8 de noviembre de 2018

EN CONTACTO CREATIVO: ALEJANDRO ROLDÁN B.



Son invitados a conversar sobre creatividad, apasionados por un oficio, arte o disciplina.  Hombres con voces y obras para compartir con el mundo.  Hoy mi invitado es Alejandro Roldán Bernal.





Desde que conozco a Alejandro he atestiguado su apuesta continua para integrar la creatividad en y para la educación.  Concretando y expandiendo horizontes creativos en todas las poblaciones con las cuales ha trabajado.

Psicólogo con maestría en investigación psicoanalítica. Ha estado dedicado a la intervención psicosocial en diferentes comunidades y niveles: desmovilizados en programas para reintegración, con espacios culturales, las bibliotecas y ahora con innovación.

Actualmente trabajas en ruta N como profesional de innovación organizacional, ¿de qué se trata ese cargo?

-"Soy el coordinador del laboratorio de innovación educativa. Es un espacio que se piensa como refugio para maestros del área metropolitana que quieran diseñar experiencias de aprendizaje diferentes a las cotidianas".

¿Qué significa para ti la creatividad y cómo está presente en tu vida?

-"la creatividad es un concepto bastante amplio, podría hablar de sus manifestaciones, y  el arte es una de ellas, pero también el ingenio, la ingeniería, la ciencia.  Es una acción de transformar cosas.  Es una oportunidad".

¿Cómo articulas o relacionas la creatividad con la innovación?

-"Son  conceptos muy cercanos:  creatividad, innovación, ingenio.  Creo que a veces se confunden.

La innovación tiene algo muy diferencial y es que también está enmarcada en un mercado.  Innovación no es simple creatividad, sino que es creatividad más mercado. Mientras que la creatividad es un acto en sí mismo y el ingenio está más enfocado a resolver problemas".



¿Te consideras un hombre creativo?

-"Soy ocurrente, admirador de la creatividad y creo que por medio del diseño de proyectos hago cosas creativas, proyectos que tengan cierto impacto en comunidades.  En lo relacional, en los proyectos es donde más me fluye la creatividad".

¿Hay alguno de esos proyectos del que nos quieras hablar?

-"El proyecto de Interchange. Fue producto de unos muy buenos encuentros.  Yo era coordinador cultural de la biblioteca España y tuve la oportunidad de conversar con un grupo de investigadores de estados unidos y eso generó un proyecto muy bonito.  Primero nos permitió hacer un curso de nanotecnología y conectar investigadores con los jóvenes de la comunidad.

En principio fue conectarlos con un saber de punta, con una unidad de investigadores, pero después fue surgiendo una oportunidad de conectarlos con otros roles.  Y muchos  chicos  han sido seleccionados para poder viajar a la universidad de Purdue.  Lo que algunos de ellos han hecho después de esa experiencia, me ha  sorprendido mucho".



-¿Tienes un estilo creativo particular?

"No, la verdad no tengo un estilo especial.  Trato de tener momentos de soledad creativa, me permito elucubrar, o hablar en voz alta, escribir, tomar notas de voz.  He tenido proyectos que surgen de esas conversaciones íntimas. A veces también soy muy caótico".

¿El caos lo relacionas con la actividad creativa?

-"Creo que a veces está bien dejarse ser caótico, dejarse perder, dejarse disolver un poco y  ahí emergen cosas creativas: imágenes, metáforas, ideas".

¿Cómo crea entonces Alejandro?

-"A partir de un propósito, a partir de algo interno. En las conversaciones. Trato de generar escenarios de conversaciones para poder crear".

¿Tienes algunos referente o inspiraciones para tu actual labor creativa?

-"Sí, trabajando en investigación y acción participativa, Orlando Fals Borda era un teórico y sociólogo muy importante para la investigación.  Tiene un texto que se llama la doble historia de la costa y es un libro escrito en lado A y lado B.  El lado A es la narración coloquial y el lado B era el análisis teórico. Él es un gran referente en mi trabajo.  Desde la ética, algunas propuestas éticas puntuales en Lacan y Freud.  El esquema Lambda de Lacan me ha permitido pensar las relaciones".

¿Cómo se puede desarrollar el "músculo creativo"?

-"Para mí, la lectura de la literatura y sobre todo la de la poesía, me parece que es uno de los ejercicios que siendo difícil te rompe lingüísticamente y te lleva a límites del lenguaje que son muy importantes conocer y vivir.  La música también, pero sobre todo la literatura".

¿Piensas que para crear se necesita sufrir, o es posible una vía creativa sin sufrimiento?

-"Creo que la creatividad puede tener cierto "ancho de banda", como cuando sintonizas cierta música en la radio.  Pienso que hay momentos en la creatividad que pueden ser eufóricos, brillantes, coloridos, pero también hay algo de la nostalgia y la melancolía que regodea la creatividad. Muchos artistas lo han mostrado, en la música, por ejemplo, el tango.  Muchos escritores también viven de regodearse en una melancolía creativa, un blues.  Hay un entorno creativo que puede ser más apolíneo mientras que hay otro que es más dionisíaco".

¿Por qué es importante pensar hoy sobre creatividad?

-"En una época en la cual hay una obligada redistribución del trabajo porque el desarrollo tecnológico está bastante avanzado, hay que pensar la creatividad como un refugio y una oportunidad de diferenciarse en lo profesional y en lo personal. 

La creatividad es una oportunidad para atender un problema muy serio en esta época, y es la crisis en el desarrollo del talento:  nos estamos perdiendo las oportunidades que el mundo ofrece y hay una brecha de inequidad gigante. Eso nos obliga a estimular la creatividad, para resolver esos problemas.  La creatividad a partir de la contemplación es bella, y el arte es fundamental, y la inutilidad del arte como lo decía Oscar Wilde, también tiene sentido, pero es una época en la que la creatividad tiene que tener un lugar político".

¿Tienes algún proyecto en marcha del que nos puedas contar?

-"Con el laboratorio de innovación en educación queremos hacer un experimento. Un pequeño ecosistema de diferentes entidades, desde escuelas, emprendedores en educación y fundaciones empresariales que compren productos en educación. Con eso hemos venido trabajando con un grupo de maestros creando unas metodología llamadas metodologías ágiles; con un grupo de emprendedores que están diseñando productos para la educación y hacemos conexiones entre ellos para que se produzcan mejores negocios.  Fundamentalmente creemos que es la manera más directa de "hackear" un sistema educativo, muy anacrónico,  y de repensar la educación. Es nuestro granito de arena a propósito del tema del talento humano".



Gracias a Alejandro por hacer parte de la renovación, innovación y cambio en la educación para los jóvenes de nuestra ciudad.


 ÁNGELA RAMÍREZ C. 2018

12 de octubre de 2018

SUEÑO, LUNA Y ESPERANZA. SOBRE LA EDAD DE LAS MUJERES

La liseuse. Jean Jacques Henner


Hace poco terminé un curso (muy recomendado, con la profesora Claudia Avendaño de UPB) sobre las mujeres en la historia.  Fascinante recorrido por los relatos que componen una historia que se ha hecho hurgando y escudriñando entre las rendijas del tiempo y las experiencias no contadas o mal contadas, contadas a medias o contadas por otros, hombres por lo general, pero siempre experimentadas por quienes las vivieron: mujeres que han escrito la historia en su piel, que han padecido la historia humana en su piel, que han hecho memoria, canto y saber en su paso por esta tierra.

Desde nuestras diosas y madres de la antigüedad, pasando por las reinas, sacerdotisas, sanadoras, parteras, herbolarias y por supuesto las brujas, siempre las brujas; las mujeres reúnen características en sus roles, posturas y formas de entender y moverse en el mundo como por ejemplo el hecho de ser dadoras de vida y asemejarse a la tierra; y al mismo tiempo Saber de la muerte en sus cuerpos.  Vientre y tumba, sexualidad y poder, exuberancia en las formas y contradicción en el comportamiento.  Constructos todos estos que dentro del discurso de occidente se han equiparado a lo perverso y malo, dado el temor a esa fuerza eterna  de la naturaleza que en ellas, en nosotras, siempre se actualiza:  la transformación.

Maldita y bendita, la Canción de Eva es doble y por fortuna parece que el miedo heredado a esa ambigüedad, incluso en las mismas mujeres, ya se está menguando y el poder de la Sabiduría de muchas y sobre todo de la tierra misma, se revela y se rebela.

Entre las mujeres más "históricas", contadas por la historia oficial, muchas existieron y muchas otras también fueron inventadas. Pero  todo su legado, antes susurrado y camuflado en cocinas, baños, fuegos fatuos, secretos, canciones, chismes y recetas, es posible rastrearlo hoy en la mitología, la literatura, los cuentos, la música y para quienes tienen suerte, en los ojos de las ancianas de las familias y en el "lado B" de la historia familiar.

Isolda, Leonor de Aquitania, Hildegarda von Bingen, Isabel la Católica, Lilith, Hipatia, Safo, Sor Juana Inés de la Cruz, Catalina la Grande, Morgana, entre muchas otras; reinas, sanadoras, brujas, brujas, brujas:  Sabias.  Con artilugios, sortilegios, inteligencia, amor, pasión y una enorme capacidad de observación lograron atravesar los intersticios de sus tiempos y brillar hasta nuestros días siendo amadas y odiadas.

Lady with cape. Klimt


Las mujeres han sabido y saben del cambio y la transformación, por eso también saben Esperar.  Saben esperar con y sin esperanza.  Esperan la vida en los nacimientos y esperan la llegada de la muerte en los ciclos propios y de sus seres amados.   La edad de las mujeres está por fuera del tiempo lineal y está cifrada en el tiempo de las experiencias marcadas en la piel del corazón. Se les enseñó a temer al paso del tiempo, y por ello quizá también han sido expertas en camuflar y engañar a ese implacable con la sabiduría de la naturaleza puesta a su servicio.

El alma de la mujer, tan cercana a la naturaleza, se vale de ésta para sanar, embellecer, alimentar, jugar, cuidar, defenderse y cambiar de forma. Dicen que las brujas ni se quejan, ni tienen edad; yo pienso que como todos los seres humanos sufren y envejecen, pero juegan con el tiempo cíclico y reflejan múltiples edades.

The toilet. Renoir


Por todo esto, hoy me place celebrar el hecho de habitar un cuerpo de mujer y hacer parte de una historia compartida. Quiero celebrarlo con un bello texto escrito por un hombre que ha tocado con delicadeza, cautela y sencillez la experiencia del tiempo en la edad de las mujeres.  Si bien la historia de las mujeres ha sido muy mal contada por hombres ajenos a la profundidad y al misterio, existen algunos, generalmente poetas, que en conexión con su femenino, honran esa voluptuosidad y extrañeza de la mujer, y es delicioso leerlos. Acá una receta muy al estilo de las viejas y sabias brujas:

"Los cambios más importantes de nuestras vidas ocurren de manera casi imperceptible; se realizan mediante una paulatina acumulación de detalles que, separados uno por uno, no parecen significar nada, pero que de repente, juntos, se nos manifiestan en todo su tamaño y con toda su tremenda carga de transformación.  Los cambios de la edad (pasar de niñas a adolescentes a mujeres adultas a señoras viejas), aunque sucede en un proceso continuo y lento, los percibimos a saltos, como si fueran cambios discontinuos, repentinos. 

Cada día que pasa, aislado, no significa casi nada, peros esos días que se aglomeran  para formar los años y los decenios, esos pacientes días van dando forma a nuestro rostro. (…) Días hay que las mujeres amanecen lindas y días hay que sería preferible no haberse levantado.  Así les pasa a todas  y el mal no está en los ojos.  La tez es caprichosa y a su antojo varía la facciones.  No importa que la gente aún  te reconozca.  Tú sabes y yo sé que hay días en que no eres la misma.  El tiempo a veces corre hacia adelante (te ves más vieja), y a veces retrocede.

Para esa pesadumbre de los días en que el tiempo parece haber corrido por tu cara mucho más de la cuenta, no hay receta.  No se cura el estupor ante el espejo.  Lávate, sin embargo con agua helada el rostro; si no da resultado, con agua muy caliente; si el mal persiste, con agüita de rosas, si el disgusto no cesa, ponte unas gafas negras y cambia de peinado.

Pero lo mejor es poner la cara al sol por diez minutos, esperar la noche y dormir doce horas.  Sueño y sol y esperanza, no lo dudes, obrarán maravillas para el día siguiente.  A cualquier edad, incluso en la postrera, es posible lograr que el tiempo de tu cara retroceda.  Para lograrlo hay que recuperar tus gestos del pasado; para recuperarlos hay que volver a los sabores olvidados de la infancia".
(Héctor Abad Faciolince. Tratado de Culinaria para Mujeres Tristes)

Sueño y sol y esperanza para la piel del rostro. Sueño, luna y esperanza, diría yo, para la piel del alma de la mujer.

Ángela Patricia Ramírez C.
Octubre 2018






22 de septiembre de 2018

HOY AMANECÍ PENSANDO EN LAS ESTACIONES CÍCLICAS Y PSÍQUICAS.

Amarelo. angelinaphoto2018


Lo primero que suelo hacer cada que abro la página de inicio de mi blog es leer la siguiente cita de Rilke:

"Creedme, todo depende de esto: Haber tenido, una vez en la vida, una primavera sagrada que colme el corazón de tanta luz que baste para transfigurar todos los días venideros". Rilke

Porque cada que leo esta aseveración del poeta florece un buen recuerdo en mí y tomo conciencia del clima emocional asociado a los estados de la naturaleza y a los ciclos de cambio.  Siempre he pensado que los verdaderos poetas poseen la capacidad de precisar una imagen psíquica en palabras y figuras, y qué mejor que las imágenes de la naturaleza y sus permanentes ciclos para evocar atmósferas y cambios también naturales en la emoción y el sentimiento humano.  Esto lo digo bajo la consideración de una concepción relacional intrínseca entre la psique y natura, o por qué no mencionar la relación entre el alma de la naturaleza y la naturaleza del alma.

Hoy en el hemisferio sur empieza una nueva estación: La primavera, y en el hemisferio norte:  El otoño.   La tierra toda se llena entonces de cambio en todas sus manifestaciones naturales y dependiendo de nuestra "visión de mundo" conectamos con ello o no.  Pero lo que sí es innegable es que en esos cambios estacionales se visibilizan los ciclos vitales de animales y plantas que como el mejor de los poetas muestran con precisión también las profundas y potentes imágenes del alma humana en su continua transformación.

La primavera, por ejemplo es una estación de gran exuberancia y esperanza, es una estación "juvenil" del alma, independientemente de la edad cronológica.  Es un tiempo en donde el deseo se agita y la vida se renueva.  En los misterios eleusinos griegos es el tiempo en el que la doncella Perséfone,  después de pasar su temporada en el inframundo, regresa con su madre la Diosa de la agricultura y fertilidad, Deméter,  y la tierra se renueva.

El otoño, asociado a la plenitud y madurez del año y al completamiento del ciclo de vegetación, nos remite también a la estación del alma en la cual se activan los recuerdos, se recogen las experiencias cosechadas.  En la cultura celta era una época también muy importante pues la fertilidad de la tierra rendía sus frutos. Para ellos, el año estaba concebido como un círculo con un ritmo continuo en comunión con la vida humana y sus ciclos de crecimiento y disminución.

Primavera. angelinaphoto2018


Ahora bien, estas estaciones pueden estar presentes en el alma más de una, aunque generalmente en un momento dado, una sola predomina en la vida.  Más aún si habitamos este "trópico mortal" en donde los micro ciclos estacionales desbordan en intensidad y frecuencia.  En mi labor diaria atestiguo estos cambios cíclicos emocionales, aparentemente caóticos, pero en el fondo siempre conectados con un ritmo cercano a la naturaleza del trópico; vivimos las grandes espirales de cambio natural en dosis intensas y muy desconcertantes a veces, por tal razón es conveniente fortalecer la capacidad de observación y la pausa para ver y sentir las necesidades reales del alma a cada paso del tiempo.

A Medellín se le conoce por ejemplo, como la ciudad de la eterna primavera, pero veo que muchas veces su florecimiento no concuerda con lo sembrado, ni se da en el tiempo esperado; además de esconder una resistencia a los verdaderos cambios e imponer a toda costa una peligrosa florescencia.

Podría entonces concluir con otra aseveración:

Creedme, todo depende de esto:  Recordar con humildad el otoño en primavera y atender a todas las fuerzas de la naturaleza del cambio en nuestra alma.

ÁNGELA RAMÍREZ C.
Equinoccio de Septiembre 2018