31 de octubre de 2011

MOVIMIENTO AUTENTICO

Movimiento, Imaginación, Instinto

“La profundidad del movimiento apunta tal vez a la capacidad de inmersión en el mundo imaginal, cuando nos permitimos mover al ritmo del latido incesante del corazón del inconsciente.”


Ángela Ramírez

Según Mary Whitehouse, pionera en danza movimiento terapia, el movimiento corporal es imaginación activa en términos sensoriales, tiene que ver con el fluir de material inconsciente a través del movimiento, el cuerpo o forma física. Desde esta postura nace Movimiento Auténtico, propuesta que se nutre de la psicología analítica Junguiana y a la vez nutre enormemente las múltiples técnicas de terapias expresivas.

El movimiento auténtico, a mi modo de ver, se ocupa entonces de los movimientos internos (las imágenes, los instintos, el inconsciente) y de los movimientos externos físicos y corporales, pero poniendo su acento en el movimiento psíquico. En esta conjugación además de una vía terapéutica, nos encontramos con una valiosa posibilidad creativa y expansiva, pues al explorar el movimiento, el horizonte que se abre es la vida misma, con sus eternos devenires, con su danza individual y colectiva.

En los orígenes de esta propuesta se encuentran las experiencias de una mujer, Mary Whitehouse, a mediados de los años 50, con la danza y el análisis; con preguntas, exploraciones íntimas y con un gran y cuidadoso sentido de experimentación. Y a partir de allí, un modelo claro y aplicable sostenido en los principios de la psicología analítica: el principio de polaridad, el camino de individuación y por supuesto la función trascendente.

En movimiento auténtico quien baila entonces es el alma que se mueve y es movida, o que se mueve sin moverse, siendo percibida y vivenciada por el testigo de la conciencia.


Quiero extender esta invitación al seminario que se realizará en nuestra ciudad sobre este trabajo, en donde el alma y el cuerpo se reunen en una danza