2 de abril de 2015

LUNA LLENA DE ABRIL


Luna de expansión de los Sentidos.

Si bien a veces no es fácil habitar este planeta de aprendizajes constantes y en permanente evolución, es muy grato cuando en algunos momentos de cierta lucidez, la percepción y la consciencia se expanden haciéndonos  sentir parte de, pertenecientes a y conectados con.  Particularmente he experimentado algunos de esos estados fugaces, a través de ciertas danzas y formas de meditación en movimiento, pero la mayoría de las ocasiones que he recibido ese regalo de percepción más completa ha tenido que ver con la contemplación de la naturaleza.

El solo recuerdo y  aceptación de nuestra naturaleza humana en cercanía con la naturaleza de la tierra, nos despoja de muchos pesos del ego, liberando espacio para experiencias más plenas. Y esto puede ocurrir a pesar de lo identificados o sobre identificados que estemos con lo racional, es decir, sin necesidad de pelear con el hemisferio izquierdo, nuestro hemisferio derecho cumple una función igualmente importante, pero generalmente subdesarrollada, en la experimentación del mundo y de la vida.

Hemos dicho en otras ocasiones que la luna pensada como símbolo e imagen psíquica y también como satélite natural de nuestra tierra, posee un  poder amplificador sobre la mente y el cuerpo.  Este poder de lupa que aumenta, engrandece, expande, llega cada luna llena incrementando la sensibilidad y por ende, la capacidad de expandir los sentidos físicos, nuestras sensaciones, y de potencializar aquellos mas sutiles como la intuición y la videncia.  Sentidos que no son ni ajenos ni propiedad de unos pocos, sino a los cuales todos tenemos acceso en la medida de la disposición, sensibilización y receptividad.

Por ello mi invitación para esta luna llena del sábado 4 de abril es, ojalá en un espacio natural, sensibilizarnos con la luz de la luna, primero hacia nuestros sentidos físicos: el olfato, el gusto, el tacto, la vista, el oído; y luego hacia cuáles son aquellas capacidades y dotes de las que también hacemos constante uso, pero quizá de forma inconsciente o  poco valorada: la visión interior, la intuición, el toque sanador, los sueños lúcidos, entre otras, que nos aportan experiencias de vida más completas y placenteras.

Contempla en esta luna llena la naturaleza de tu naturaleza humana, más allá de las limitaciones.

Feliz luna llena!!!!!

ÁNGELA RAMÍREZ C.