26 de octubre de 2015

LUNA LLENA OCTUBRE

P. Gauguin
En muchos pueblos de la antigüedad y en algunas regiones de Asia, las fiestas lunares de octubre estaban asociadas al culto a los antepasados.  En luna nueva y también en luna llena, los ritos y celebraciones tenían un sentido de honra hacia el linaje ancestral.  Las memorias familiares y comunitarias recibían así un lugar especial en la luna de octubre que permitía restablecer el equilibrio y reabastecer los recursos físicos y psicológicos para un nuevo ciclo.

En la actualidad y a nivel individual o grupal podemos también conectarnos con este propósito, pues la luna sigue siendo una gran fuente de energía femenina, cuya suave y delicada luz, sumado a su  poder y  fuerza transformadora, son guía en estos procesos de reconocimiento y aceptación de las raíces.  El pasado, el recuerdo, el mundo de los ancestros son contenidos inconscientes que necesitan atención y muchos cuidados femeninos.

De manera simbólica, la energía de la luna captura las memorias de las experiencias vividas en el alma, en el inconsciente personal y colectivo, y como un gran reflector, puede proyectarlas en sintonía hacia la mente consciente cuando ésta se encuentra receptiva y conectada con el  propósito de recordar, sentir, ordenar, depurar, liberar y aclarar memorias que estén siendo lastre y dolor, transformándolas en inspiración y gratitud.

En la noche de luna llena en octubre, alinéate con la luna para realizar la labor de recordar, agradecer, y soltar.  Llama a tus ancestros con respeto y dales un lugar especial en el corazón sintiendo que la luz lunar acompaña y trae su fuerza.  Que el árbol genealógico de tu vida reciba el alimento femenino que otorga la luna para que sus raíces sean soporte y nutran frutos, experiencias, hijos, acciones y sueños cada vez más renovados.

Eugenio Cuttica.  Luna y el árbol de la vida


Feliz luna llena.

ÁNGELA P. RAMÍREZ C.