5 de enero de 2016

HOY AMANECÍ PENSANDO EN...DÉBORA ARANGO

Hoy amanecí pensando en la artista colombiana, Débora Arango.

Bailarina en Descanso. Débora Arango

Realmente no he dejado de pensar en ella desde que volví a ver algunas de sus obras en la exposición  La vida con toda su fuerza admirable  en el Museo de Arte Moderno de Medellín.

Débora, una mujer a quien me hubiera gustado mucho entrevistar, a propósito de la creatividad en el universo femenino colombiano, antioqueño. 

Son muchos los elementos importantes en su creación artística, pero hay uno que a mí me afectó en un sentido no sólo estético, sino también humano:  el desnudo.

Friné o trata de blancas.  Débora Arango

Débora desnuda en sus pinturas un cuerpo femenino que no es  objeto, desnuda un cuerpo de mujer  real, el que para ese entonces  estaba tapado, vestido, oculto solapadamente incluso también por los pinceles de sus colegas contemporáneos.  Y al desnudar el cuerpo femenino de esa forma tan íntima y honesta, desnuda también la realidad social, política y religiosa;  muestra revelando en color y  en formas  mayúsculas  el CUERPO de toda una época.

La Iglesia, La escuela, la Ciudad como espacios e instituciones de límites estrechos para la mirada retadora y sobre todo creativa de una mujer que pinta, que se mira y ve con ojos propios, ya no prestados ni condicionados.  Mirada descarnada: "yo fui pintando lo que fui viendo", decía ella; y en esa vía, como la describen quienes han profundizado y estudiado su obra, fue una gran reportera de su tiempo y su entorno, sin malicia, mas con una enorme integridad artística.

Montañas.  Débora Arango

A mí Débora me invita a salir del marco, a salir a la calle, a seguir habitando un cuerpo de mujer cada vez más despojado de velos, mantos, túnicas, hábitos y disfraces.  Un cuerpo de mujer capaz de compartir la exuberancia del movimiento  de la vida, los nacimientos, las muertes, los cambios físicos, el dolor.  Pero fundamentalmente me incita a  seguir desnudando con inteligencia, amor, honestidad y mucha creatividad las verdades que pueden continuar ocultas o peor aún, camufladas en artilugios de igualdad sobre los roles, lugares y rangos de acción de las mujeres en nuestro país, desde lo psicológico  hasta lo político.

Yo los invito a visitar el museo y ver la muestra, pero más que nada a salir a las calles de nuestra ciudad  y ver lo que ella vio y pinto.  Diáfana  la mirada de Débora.

La Mística.  Débora Arango



ÁNGELA P. RAMÍREZ C.