22 de enero de 2016

LUNA LLENA ENERO 2016

Un amigo me envío esta imagen  haciéndome reflexionar de nuevo en algunos de los aspectos más interesantes de la luna dentro de su simbología y también en su influencia psico-física, son estos la ambigüedad y la confusión.


Es tan variado el  espectro emocional que puede exaltar  la luna y también muchas  las aguas que puede agitar, desde un suspiro que como gota de rocío sea una inspiración, hasta un tsunami que arrastre más allá de lo personal.  Por eso es temida y amada, nadie puede escapar a su influjo así  lo niegue, o lo haga medianamente consciente.

De cuánto estemos amistados con la posibilidad de que esas  fuerzas  inconscientes sean movidas cíclicamente, depende mucho  qué tanto las  padezcamos en las vivencias.  Y aquí la luna llena es protagonista amplificadora y resonadora de las memorias en el presente.

Luna Romántica, luna canto y poema.
Luna Caos, luna locura y desborde.
Luna Inspiración, luna Creación y fecundidad.
Luna Miedo, luna sombra y confusión.
Luna Intuición, luna femenino protector.

La Luna en la casa
Por ejemplo en el libro del conocimiento, el Tarot, la luna es una carta-imagen de respeto y cuidado, presagia, de acuerdo a sus disposiciones particulares, tiempos de crisis necesarias para la profundidad y la conexión con aspectos muy primigenios del inconsciente, un viaje interior con una muy tenue luz de consciencia, difícil, pero imprescindible para desarrollar la cualidades más femeninas como la intuición.

Así que como me hacía reflexionar mi amigo, conectarse con la luna no es un asunto superfluo y meramente romántico, es saber  y reconocer las limitaciones, las potencialidades, las fuerzas que nos componen… y nos descomponen.

Quiero terminar con un pasaje de un libro que me gusta mucho por su enorme contenido simbólico:

"El hombre moderno ha disparado a través de las nubes sus naves espaciales para aterrizar impunemente en la cara oculta de la luna.  Vano intento, pues el secreto de su brillo interno aún permanece oculto.  Los hombres del espacio no trajeron de allá ningún rayo mágico que iluminara nuestros sueños y maravillara a nuestros niños.  No establecieron una nueva colonia para los niños de la luna.  La abandonaron trayendo consigo solamente una bolsa llena de piedras, dejando allá en la virginal superficie, la huella del hombre moderno...un solar donde aparcar.

No es de extrañar que la Luna ofrezca al hombre solamente su máscara de bruja llena de viruelas y le ofrezca un lugar inhóspito.  Tiene razones para negarse a cualquier acercamiento; con razón teme que el hombre envenene su naturaleza, como lo ha hecho desde siempre con la Madre tierra, explotándola y maltratándola.

La virgen Luna no se da a ningún hombre.  Su esencia es la reflexión.  Es importante pensar que el único regalo de valor que el hombre espacial trajo a su regreso a la tierra fue la nueva asombrosa imagen de la Tierra misma, una fotografía pasmosa de nuestro planeta, flotando como un gran globo en los cielos"  (Sallie Nichols.  Jung y el Tarot.  Un viaje arquetípico).

Deseo que esta primera luna llena del año nos ayude a estar receptivos con el movimiento de las aguas del inconsciente e intuir su propósito.

Ángela P. Ramírez C.