5 de septiembre de 2016

LA TELA, EL HILO, EL TEJIDO

Un símbolo que deja mucho para cortar y coser. 
Membrana, límite, trama, envoltura, segunda piel: la tela.

Siguiéndole la pista a los símbolos y sus movimientos múltiples, me encontré con la obra de una mujer quien como la mayoría de los artistas permanece inmersa en el mundo simbólico, con un ingrediente: la exploración sensible y femenina hacia un tema creativo que toca“la trama de la vida”, el destino y sus ropajes: LA TELA.



Estas son sus respuestas y el compartir de su experiencia como mujer, artista, tejedora de símbolos, colores y formas.

1. Sobre Julia y su tejido:

“La tela y los accesorios de la moda constituyen mi primer universo afectivo, estético y simbólico. Crecí en la casa de una madre modista donde las mujeres entraban con telas y salían con vestidos; ellas dejaban allí sus historias de amor, de nacimiento, de la muerte, de sus viajes, de pobreza, de secretos, sus llantos y sus alegrías en fin, cuestiones fundamentales de la existencia…. Entre Medellín y París, en un mundo globalizado donde hay que moverse sin disiparse, los gestos de la costura me sirven para devenir consciente de una localidad íntima y reflexionar sobre el objeto pictórico.

Paralelo a mis estudios en la universidad nacional de Colombia cree en Medellín Pesquisa, un grupo creativo con la vocación de generar vínculos entre las instituciones públicas y las empresas. Dicho concepto me acompaña y me sirve igualmente de soporte de trabajo en París, donde vivo actualmente después de haber obtenido una maestría en arte contemporáneo en la universidad - Saint-Denis-Paris 8”.

2. ¿Qué lugar ocupa la tela y el tejido en su obra?

“La tela como material ocupa un lugar central tanto en la investigación como en la elaboración de mi obra, la tela es un material familiar, que ha recorrido toda una historia, durante muchos años estuvo relegada a su funcionalidad o a formas de expresión decorativas (vestir el cuerpo, sabanas, cortinas etc.) pero gracias las trasformaciones políticas y sociales del siglo xx la se fue afirmando en el arte moderno a través de movimientos de vanguardia y feministas.

En esa trama de legitimación de tela como material en el arte, se observa una evolución fantástica, es un material que puede envolver, contener, soportar, generar espacios, al igual que posee una gran capacidad de evocar sentimientos difíciles de explicar con palabras, también es poseedora una dimensión vinculada a nuestro mundo afectivo.

Sobre este material aún queda mucho por explorar sus capacidades plásticas y metafóricas, son también muy importantes sus cualidades táctiles, siendo el tacto un sentido aun a desarrollar en una cultura que ha privilegiado la vista. Uno podría decir que la tela encuentra una vía fresca en el arte contemporáneo para generar nuevas posibilidades”.

4. ¿Qué raíces mitológicas ha tenido en cuenta en su propuesta?

“Para hablar en mi practica de lo que yo he llamado “camino de la tela” como una trama femenina, he convocado el mito las parcas, o moiras para los griegos:


Son tres mujeres, las poseedoras del hilo del destino: Chlotos quien ejerce la función de hilar, Lachesis quien reparte y desenvuelve el hilo y Atropos la implacable quien toma la decisión de cortarlo; se dice que su trabajo inicia en el momento de nuestro nacimiento y continua a lo largo de nuestra vida hasta el momento en que todo el hilo es retirado de la rueca, entre sus manos se halla el tejido resultante de esa acción que representa el destino de los seres humanos. Las moiras nos recuerdan el trabajo hecho a mano por las mujeres.

En este punto quiero compartir un corto texto que escribí con el fin de ser acompañada en el desarrollo de mi tesis:

El camino de la tela, una trama de lo femenino.
Ustedes, quienes habitan en el árbol de la vida, asistan a la construcción de este tejido-texto.

Potente Cloto, tu que dulcemente tejes el hilo de la vida según tu voluntad, que mi hilo sea dulce pero resistente como la esencia del canto de mi vida presente.

Potente Lachesis, tu que tramas con sabiduría y mides la tela, entrelaza mi vida con el color y la textura para que todo sea simple y claro.

Y tu potente Átropos, quien hace la incisiones en la tela y cortar el hilo de la vida con una gran precisión concédeme un día más para poder dar gracias.

Potentes hermanas hagan presencia aquí.

La metáfora de las moiras nutre mi proceso de creación, como un ejercicio de la imaginación, se trata de un retorno a las imágenes primitivas para hacerlas hablar nuevamente.

En la obra Tensión #1 realizada en el 2007 podría decir que hay una evocación del mito de las moiras en tanto el hilo materialidad del cuerpo, el rojo evoca el color de la sangre la vida, su forma oval un aspecto femenino: lo blando, la crisálida el útero; el cuchillo hace referencia a lo masculino: forma punzante, cortante al mismo tiempo pero al mismo tiempo sostenedor.

52 kilos de tira de trapeadora roja, mi propio peso, son dispuestos para crear un nido confortable, generando una composición entre el cubo blanco y la forma orgánica del hilo acumulado, este se ancla en el espacio a través de la tira que penetra en el muro de un lado y sale del otro, para finalizar incrustado en el piso atado a un cuchillo.

El público puede acostarse en el nido (materialización de mi cuerpo), en ese cuerpo- lugar no se pierde de vista el cuchillo que podría cortar el hilo, estableciendo una especie tensión entre la vida y la muerte. Una luz tenue crea una atmósfera de duerme –vela, propiciando un estado de ensueño”.

5. Sobre su proceso creativo, ¿nos podría compartir algo? ¿Tiempos, espacios, ritmos, dinámicas y formas de creación?

"Cuando uno está en el proceso de creación de una obra se va nutriendo de información que proviene se diversas fuentes, lecturas, conversaciones, imágenes también el azar dentro del proceso mismo ayuda a materializar y afinar el sentido de una pieza, al igual que escribir puede ser útil para consignar algún aspecto de lo que se está haciendo, por ejemplo después de haber realizado la obra ziiip he narrado por escrito las etapas y algunas reflexiones sobre el proceso: mis pinturas son el resultado de acciones físicas donde yo me pongo en relación directa con la materia y el espacio, allí los afectos que surgen del inconsciente y la memoria extraen una fuerza que resurge en el momento presente de la creación abriendo así una continuidad.

Las etapas identificadas hasta ahora suceden con una cierta lógica, y a veces una de ellas se convierte en la obra misma:

Elección del material.
Definición de la forma.
Cortar – coser.
Interacción con la tela antes de la costura.
Tensar la tela en el bastidor.
Disponer las piezas en el espacio.
Interacción con tela antes de la de la costura:
Después de haber definido la forma y cortarla, experimento en el cuerpo una voluntad interior de vestirme con ropas de colores para generar una relación física y cromática con la tela, mi cuerpo se pone en escena en un trabajo que se encuentra en la frontera del performance la fotografía y la pintura.

La fase siguiente se trata de costura: apropiación de una técnica tradicional y de la toma de conciencia que me vinculan a una gran cantidad de mujeres de manera natural, en el camino de la tela.

He desplazado esta técnica por su valor simbólico, su capacidad de religar, reconstruir restablecer ; entonces inicio la costura de los planos de tela en color, uniéndola a la línea que es el cierre y con la paciencia de chloto, sentada en la máquina de coser, cada parte es unida contra los bordes del cierre y ello permite al final reunirlas, gracias a la cabeza del cierre, esto permite que una parte encuentre la otra como una especie de cicatriz, uno podría decir que allí se materializa un evento.

En dicho evento, se expresa una tensión. Ésta se manifiesta en el momento en que el cuerpo se aproxima a intervenir la superficie del cuadro mediante la abertura del cierre. El cierre deviene umbral que abre la pintura y abre el cuerpo, sea como acto o como suposición imaginaria, proponiendo una apertura del potencial sensible del alma".


Entrevista realizada por Ángela Ramírez a la artista Julia María López. Medellín 2012.

Más sobre Julia en: