11 de abril de 2017

LUNA LLENA DE ABRIL: QUE BRILLEN LA RELACIONES


La dama de la noche, la Reina de la luz del inconsciente, nos trae  en este abril una gran oportunidad de iluminar todo lo referente a las relaciones, empezando por casa, por la más importante de todas: la relación con nosotros mismos y con aquellos aspectos de sombra que muchas veces nos es difícil identificar, aceptar, integrar, ¿amar?.  Como es adentro, es afuera y si nos dejamos abrazar por la vibración magnética lunar para sentirnos más a gusto con nosotros mismos, tal vez ese magnetismo benevolente irradie hacia las demás relaciones importantes: la familia, la pareja, los amigos, las creaciones, el tiempo, el dinero, el planeta y todos sus seres vivos. 

Mirando hacia afuera pareciera que las relaciones entre humanos y entre países están en gran deterioro, precisamente por ello el llamado es a comprender la necesidad de rescatar sentimientos más refinados en cualquier encuentro, y así las emociones primarias se dejen ver con la luz de la luna y puedan ser transformadas por sentimientos como  la gratitud y el respeto.

Quizá todas las relaciones sean acuerdos evolutivos para que en la medida del incremento de la consciencia, se pueda ir saliendo de los eslabones de repetición.

Marcar la diferencia en la acción y elección para poder ir realmente entrando en la unidad diferenciada.  Digo entrando porque es en gerundio, es decir, es una vivencia en continuo,  no una actitud espontánea.  Es un proceso. 

Preguntas como ¿con qué ojos me estoy mirando?, ¿qué no soporto de mi personalidad?,
¿qué es lo que más me molesta de los otros?, ¿qué viejas heridas guardo y atesoro con recelo?,
¿para qué?, ¿qué relaciones vitales para mí necesitan abonarse y nutrirse?, ¿cómo lo hago?,
¿cuál es el miedo que me está impidiendo amar y dejarme amar?;  pueden ser guías en la noche de luna llena de abril y en todo momento cuando asalten las dudas, esas peligrosas que se proyectan en los otros convirtiéndolos en enemigos.  La certeza del Amor como ley fundamental del universo es antídoto frente al odio imperante .  Iluminar el sentimiento y sentido profundo en cualquier relación es responsabilidad humana para  desengancharnos de la bélica ilusión de separatividad.


Feliz luna llena.
Ángela P. Ramírez C.